El dengue

El dengue es una enfermedad viral aguda transmitida por el mosquito Aedes aegypti, que se cría en el agua acumulada en recipientes y objetos en desuso.

El dengue es causado por cuatro serotipos del virus del dengue: DEN-1, DEN-2, DEN-3 ó DEN-4; estrechamente relacionados con los serotipos del género Flavivirus, de la familia Flaviviridae.





Tambien lo transmite el aedes albopictus. (Ver cómo reconocer a los mosquitos del dengue).

Esta enfermedad es más frecuente en niños y personas mayores, y se caracteriza por una fiebre de aparición súbita que dura 3 a 7 días acompañada de dolor de cabeza, articulaciones y músculos.

el dengue
la enfermedad del dengue

Una variedad grave de la fiebre del dengue es el dengue hemorrágico (DH) que cursa con pérdida de líquido y sangre por trastornos de la coagulación.

Ambas son enfermedades transmitidas por el mismo mosquito predominante en los trópicos, en África, norte de Australia, Sudamérica, Centroamérica y México; aunque desde la primera década del s. XXI se está dando en otras regiones de Norteamérica y en Europa.



El origen del término Dengue no está del todo claro. Una teoría dice que deriva de la frase de la lengua swahili : "Ka-dinga pepo", describiendo esa enfermedad como causada por un espectro.

Aunque quizás la palabra swahili "dinga" posiblemente provenga del castellano "dengue" para fastidioso o cuidadoso, describiendo el sufrimiento de un paciente con el típico dolor de huesos del dengue.

El primer registro potencial de un caso de dengue viene de una enciclopedia médica china de la Dinastía Jin de 265 a 420. Esa referencia asocia "agua venenosa" con el vuelo de insectos.

El primer reporte de caso definitivo data de 1789 y es atribuído a Benjamin Rush, quien acuña el término "fiebre rompehuesos" por los síntomas de mialgias y artralgias.

La etiología viral y su transmisión por mosquitos fue descifrada solo en el s. XX. Y los movimientos poblacionales durante la segunda guerra mundial expandieron la enfermedad globalmente, a nivel de pandemia.

Las primeras epidemias se produjeron casi simultáneamente en Asia, África y América del Norte en 1781. La enfermedad fue identificada y nombrada como tal en 1779.

Una pandemia mundial comenzó en el sudeste de Asia en los años 1950 y 1975 por dengue hemorrágico —que se ha convertido en una de las principales causas de muerte entre los niños de diversos países de esa región—.

El dengue como epidemia se ha vuelto más común desde la década de 1980. A principios de los años 2000, el dengue se ha vuelto la segunda enfermedad más común de las transmitidas por mosquitos y que afectan a los seres humanos —después de la malaria—.

Actualmente existen alrededor de 40 millones de casos de dengue y varios cientos de miles de casos de dengue hemorrágico cada año. Hubo un grave brote en Río de Janeiro en febrero de 2002 que afectó a alrededor de un millón de personas y mató a diez y seis.



6 comentarios:

  1. se menciona desde hace tiempo en la bibliografía que existen diferentes variedades de Aedes:
    Aedes aegypti, albopictus, scutellaris y niveus, todos son vectores del dengue.

    En Argentina sólo se han encontrado las especies del aegypti.
    El Aedes albopictus puede ser vector en algunas áreas del sudeste asiático. Hay cepas de éste en Brasil, México y EEUU.

    Verdaderamente creo que sería importante iniciar una campaña de verdad, terminar con focos infecciosos, distribuir repelente y enseñar a la población

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hoy el Aedes Aegyptis o el Aedes Albopictus están entre nosotros es sólo porque los funcionarios de los organismos de salud, nacionales, provinciales o locales, están siempre detrás de vidrios polarizados y de otros intereses que los preocupan y los ocupan mucho más.

      No se puede pensar que esta nueva especie -Aedes Albopictus- "nació" de un repollo, o de la crisis del campo o mundial.

      Acaso es de generación espontánea? ¿Cómo no lo conocían, cómo no lo vieron crecer, cómo no lo vieron venir? Charlatanes inútiles y sinvergüenzas

      Eliminar
  2. las mutaciones que se han producido en el mosquito, lo mantienen vivito y volando hasta muy entrados los primeros fríos.

    El año pasado en la Ciudad de Buenos Aires, las ovitrampas (sencillo aparatito para medir la infestación), permitió deducir que las hembras pusieron huevecitos hasta final de mayo.

    Y le comento que el jazmin de mi jardín, volvio a darnos otro jazmin de la temporada de verano en invierno.
    Los jazmines florecen en Buenos Aires, en noviembre/diciembre, a cielo descubierto, sin techo ni otro reparo alguno, lo que demuestra que la alteración climática es bastante seria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. se tiene toda la esperanza puesta en la llegada del frio para combatir esta sensacion de epidemia, no hay politicas sanitarias, basta recorrer los barrios mas humildes para ver las aguas servidas en las calles y veredas, y no se ve nadie fumigando o ingormando a la poblacion para evitar esto, solo se los ve fumigando cerca de los barrios con mas alto nivel de ingresos. Los mosquitos son como la droga, no les interesa el nivel socioeconomico, pero eso parece que algunos no lo saben o peor no les interesa, como el paco o la inseguridad

      Eliminar
    2. Estos mosquitos ya estan aqui presentes de hace años, solo que no son transmisores por no picar a una persona infectada, pero es tan simple como que viaje alguien infectado a una determinada zona para que comience a propagarse la enfermedad, es solo cuestion de tiempo.

      en Cordoba en diez años se produjeron 12 casos y tan solo en Enero se produjeron 40 casos. El tema es que hasta ahora no hay vacunas y vamos a tener que adaptarnos a convivir con esta realidad

      Eliminar
    3. El dengue emorragico

      Eliminar

BUSCADOR: